ICA, NAZCA Y PARACAS

Ica es una tierra esotérica, y su gente es profundamente religiosa. Tiene paisajes con dunas de arena, valles y sol casi todo el año. También es una región agrícola por excelencia, en la que los campos de algodón, habas y espárragos, así como las plantaciones de cítricos y viñas, alternan sus tonos fértiles, con desiertos extensos, con texturas y colores impresionantes. En sus territorios, se desarrollaron algunas de las culturas más importantes del antiguo Perú, como los Paracas y Nazca, que dejaron ricos legados culturales y arquitectónicos que todavía están allí, a pesar del tiempo, la arena y los vientos.

Las visitas obligatorias son: La Reserva Nacional de Paracas, un área costera natural, protegida por el Estado, y que, entre sus playas y formaciones rocosas, de una belleza impresionante, sirve de refugio a focas, nutrias, pingüinos, delfines y más de doscientas especies  de incluidos flamencos, aves migratorias costeras y aves guano. En la provincia de Nazca, poco más de 100 km. de la ciudad de Ica, se encuentran las famosas Líneas de Nazca, uno de los enigmas arqueológicos más grandes del mundo, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad, por la UNESCO, en 1994. Es una serie de líneas y dibujos, trazados en la arena, entre los que destacan la araña, el colibrí y el mono, ya que estos se pueden apreciar, mientras se sobrevuelan  a bordo de un avión ligero.

En el departamento de Ica, hay numerosas bodegas, algunas de las cuales tienen más de 400 años. La mayoría de ellas pueden ser visitadas, ya que son empresas familiares, heredadas de generación en generación, donde se producen deliciosos piscos y vinos, de excelente calidad. Tanbien se puede visitar la laguna de Huacachina, un oasis verde, enclavado entre dunas de arena, y situado a pocos minutos de la ciudad de Ica. Finalmente, Chincha que es un hermoso valle, donde se originó la muy famosa y rítmica música afroperuana.

EN ALIANZA CON:

REGÍSTRATE y Recibe noticias de Viajes y Ofertas.